Posted July 26th 2011 at 3:59 pm by
in Mel King Community Fellows, Mondragon

Mondragon demuestra que es posible construir una sociedad diferente

Mondragón demuestra: Es posible construir una sociedad diferente

Un partido de futbol de medianoche en Arrasate-Mondragon, Espana. Fotografia por Scott Douglas.

En Arrasate-Mondragón todo transcurre con tranquilidad.   Los niños juegan con libertad.  Los viejitos disfrutan de los atardeceres con su “caña” de vino o cerveza; todo es un  diálogo incesante y natural.   El sentido de comunidad se respira por todos lados.   A veces pareciera que todo es un eterno tiempo libre.  Sin embargo, Arrasate-Mondragón es un pueblo industrial adonde todo opera a su nivel más profesional. Es decir, la calmada vida transcurre en el medio de una de las mayores concentraciones de cooperativas de trabajadores en todo el mundo, estas son las cooperativas de Mondragón.

Son 120 cooperativas de trabajadores todas independientes pero agrupadas bajo Mondragón Corporación Corporativa (MCC).  Estas cooperativas se organizan sofisticadamente en industrias, finanzas, agricultura, educación, investigación, servicio y consumo.   Todas juntas generan más de 90,000 empleos.  Todas juntas han sobrevivido crisis y éxito, y juntas han valorizado primero a los trabajadores en lugar de la ganancia individual.  Juntas, estas cooperativas, forman una red única de interconección en la toma de decisiones democráticas a todo nivel: los trabajadores están representados en asambleas generales de cada cooperativa y a la vez cada cooperativa está representada en MCC.

Sin embargo algunas preguntas siguen dando vueltas en mi mente luego de la visita a Arrasate-Mondragón: ¿Cómo han logrado crear este nivel tan sofisticado y único de cooperativismo? ¿Son las cooperativas de Mondragón el producto de una cultura diferente a otras regiones del mundo o incluso de la propia España? ¿Por qué Mondragón y no otras regiones?

Sin pretender dar respuestas absolutas puedo concluir lo siguiente:

1. Las cooperativas de trabajadores son producto de un momento histórico determinado y de necesidades concretas producto de la situación económica de esta región.

Las cooperativas de trabajadores emergieron en un momento histórico de depresión  económica producto de la segunda Guerra mundial y la dictadura de Francisco Franco.   La resistencia del  pueblo  vasco para mantener su gobierno y cultura los llevo a una confrontación directa y destructiva con las fuerzas franquistas.  El sufrimiento se hizo sentir en todos los niveles de la sociedad: arrestos, represión, muertes, desaparecidos, privación de su cultura y lenguaje.   Las cooperativas nacen en un país que estaba destruido y hundido en la miseria.

2. El sentido de solidaridad y con una fuerte base en los valores humanos basados en la participación democrática fueron ingredientes necesarios para comenzar estas empresas.

Desde la fundación de la Escuela Politécnica en 1943, Don José María Arizmendiarrieta infundió un proyecto económico basado en los valores humanos.    Valores que ponen al trabajador por delante de la empresa.   Estos valores no se pueden enseñar por esto cada proyecto económico vive su experiencia a partir de la solidaridad entre los trabajadores.  Por ejemplo, los administradores no ganan más de 5 o 7 veces que el trabajador que gana menos.

3. Economía solidaria con una perspectiva clara en los negocios.

Lo curioso de las cooperativas de Mondragón es que nunca abandonan el hecho que son empresas de negocios, por tanto tienen que operar de tal modo para competir como cualquier otra empresa.  La gran diferencia es que las cooperativas no compiten entre ellas mismas, entre ellas crean un consorcio solidario.   Cuando comenzaron su expansión internacional la motivación tuvo que ver con la sobrevivencia económica.  Por esto, el ideal solidario y los valores humanos se ven conjugados de forma única por la búsqueda de éxito en los negocios.

A mi parecer las cooperativas de Mondragón son un caso único y difícil de replicar por una serie de factores históricos y regionales, aun así pienso que estas cooperativas representan un modelo alternativo al capitalismo depredador de la actualidad.  Puedo resaltar las siguientes lecciones:

 •  Toda actividad de negocios debería estar basada en los valores humanos y no en la mera ganancia económica.

•  Una fuerza laborar que participe activamente en su empresa y este bien formada y preparada puede lograr una producción de alto nivel.

•  Empresas se benefician más cuando entablan cooperaciones entre ellas mismas y no crean una economía de monopolio como es el capitalismo actual.

Mondragón demuestra que es posible construir una sociedad diferente a donde prime la convivencia humana sin entrar en la contradicción con la economía.

Mondragón demuestra: Es posible construir una sociedad diferente

Arrasate-Mondragón, Espana. Fotografia por Scott Douglas.

Post by Juan Leyton, Executive Director of Neighbor to Neighbor Massachusetts.

This post in one in a series by a group of American community and business leaders visiting Mondragón, Spain from July 17th to 23rd.

Comments are closed.