Posted June 13th 2017 at 5:04 pm by
in Colombia, Perspectives on Current Events

Movilizacion pazcifica por la dignidad regional

This post is available in English here

Civil Protest in Quibdo

En el pasado plebiscito por la PAZ que puso al país a elegir su futuro con base en los acuerdos de La Habana, la región del pacífico colombiano fue enfática y categórica al votar SI a la consulta popular que entre otras cosas media la capacidad de perdón y reconciliación del país, pero sobre todo su gran apuesta por la Paz.

El Pacífico colombiano desea la Paz porque está es parte de la identidad de la región,  las actuales movilizaciones cívicas han tenido el principio de la Paz como bandera en cada una de las jornadas, y la dignificación de la vida de la población del Pacífico que lleva siglos soportando el saqueo, la exclusión, discriminación y racismo estructural.

Las Protestas Ciudadanas han sido la estrategia reivindicatoria más importante para los habitantes de los departamentos del Pacífico colombiano, en las últimas décadas. Estas acciones han permitido en la gran mayoria de las ocasiones ejercer presión frente al Estado, que ha contribuido en alguna medida al desarrollo de la región y en consecuencia al bienestar de sus habitantes.

Las protestas ciudadanas continúan siendo hoy en día una alternativa para los habitantes de la región, cuando se trata de captar la atención del Estado colombiano con el fin de obtener recursos para mejorar sus condiciones de vida, si los gobiernos de turno locales y nacionales continúan sin un compromiso claro de bienestar frente a la región, estas continuaran siendo la herramienta más efectiva de reivindicación de derechos. Pues, el Pacífico es una región que resiste y se mantiene en lucha y ha encontrado en la movilización social su mayor apuesta por la reivindicación.

De alguna manera, se trata de romper aquí con ciertos prejuicios que existen con respecto a la movilización social, como si se tratara únicamente de acciones perturbadoras del orden social y no entenderlas como un factor dinamizador del desarrollo de una región, generando dinámicas en la cual el Estado se ve comprometido.

Para los habitantes del Pacífico colombiano, la lucha por la obtención de condiciones mínimas de calidad de vida siempre se ha relacionado con la indiferencia y ausencia del Estado colombiano. Por esa razón, el abandono del Estado se convirtió en el marco central de las movilizaciones en la región, lo único que pide es presencia del Estado y construir Estado desde la comunidad, desde lo local.

Las movilizaciones actuales

La falta de cumplimiento de los acuerdos a los que se han llegado enlos diferentes procesos de negociación ha sido el detonante de las últimas movilizaciones en la región. Junto con la profundización de las precarias condiciones socio-económicas de vida que hoy se ven reflejados en los siguientes puntos:

El Pacífico colombiano es un territorio habitado por un 1.2 millones de habitantes, donde más del 90% se reconoce como parte de algún grupo étnico, principalmente afrocolombiano, y donde el 84% del territorio cuenta con una mega diversidad biológica, que a su vez, se encuentra titulado de forma colectiva a los grupos étnicos quienes ejercen de forma autónoma la administración de sus territorios.

En contraste, la región presenta una pobreza estructural reflejada al menos en los siguientes indicadores: 62,5% de necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), una tasa de desempleo que va desde 60 hasta 90% y una tasa de analfabetismo del 21%. Estos indicadores que reflejan la precariedad condiciones de vida en la región son muy inferiores a los del centro del país y empeoran en la zona rural dispersa de la región.

El caso de Buenaventura.

Buenaventura, es quizás, la ciudad más importante de la región del Litoral Pacífico, pues es allí donde está elpuerto más importante del país sobre el océanoPacífico que cuenta con 5 terminales portuarios con inversión de España, Alemania, Singapur y Filipinas, los cuales en 2015 movilizaron 17.3 millones de toneladas, en 2016 movieron 17.8 millones de acuerdo con la superintendencia de puertos y transporte, ubicando en el puesto 17 en el ranking de movimiento de contenedores en los puertos de Latino América y Caribe de acuerdo con la CEPAL.

Buenaventura en el 2016 le aportó 5.8 billones de pesos (27% del total) a la nación por concepto de recaudo de comercio exterior.

Sin embargo; a pesar de todo el movimiento portuario y las megas inversiones en infraestructura en el enclave portuario, el pueblo de Buenaventura presenta las siguientes condiciones de vida: 81% de la población en la pobreza, 44% en la indigencia, analfabetismo del 17%. En cuanto a servicios públicos el 60% de la población cuenta con servicio de alcantarillado, el 71% de la población tiene agua potable hasta 8 días cada dos (2) días.

Esta precaria situación se empeora, por la persistencia del conflicto armado y el consecuente desplazamiento forzado de miles de familias a pesar de la culminación del proceso de paz y la posterior desmovilización de la guerrilla de las FARC –EP. Solo en 2016 más de 11.363 personas (3000 familias) y en lo corrido de 2017 van más de 4000 personas (950 familias) desplazadas en el Pacífico principalmente en el departamento del Chocó.

La principal exigencia del paro Cívico en Buenaventura se centra en la declaratoria por el gobierno nacional de la emergencia económica, social y ecológica. Esta declaratoria permitiría un marco jurídico excepcional para realizar las inversiones necesarias para dar los primeros pasos hacia la superación de los problemas socio-económicos señalados anteriormente, y con esto avanzar a la redefinición de la relación de poder entre Buenaventura, la región del Pacífico y el centro del país donde se ha concentrado el poder económico y económico. 

Caso Chocó

Históricamente el Chocó ha sido un departamento segregado del concierto nacional, excluido de las dinámicas económicas del país y la corrupción a nivel local que ha sido la principal enemiga del departamento. Esta situación en gran parte ha desencadenado el atraso social del departamento e infinidades de problemáticas, las distintitas situaciones que presenta en materia de temas como salud, educación, desplazamiento, derechos humanos entre otros, han sido asumidas en gran medida por la cooperación internacional.

De acuerdo a la infografía 2017 de la corporación Manos Visibles, la principal actividad económica está asociada a la explotación de minas que representa el 23,7% de la economía. El 80% del departamento vive con necesidades básicas insatisfechas, es el departamento con el indicador más alto en Colombia. El departamento tiene una tasa de analfabetismo del 20,89% frente a un 11,89% a nivel regional y 8,4 a nivel nacional. El Chocó aporta el 0,4% al PIB nacional. En el primer semestre del año 2016 la región se ubicó como la de mayor desempleo 10,6% frente a 9,6% del nivel nacional. Quibdó es la ciudad con la tasa más alta de desempleo del país: 17,1%, el 59,9% está en el sector informal.

Por ello la principal exigencia del paro cívico en el departamento del Chocó tiene que ver acciones concretas entorno a la dignidad, vivir dignamente y para ello el pliego de peticiones contempla la pavimentación de vías que conecten al departamento con el interior del país, eso permite disminuir costos de transacción y promover la comercialización y el desarrollo propio de la región, hospitales de tercer nivel, para que las personas no tengan que morir esperando ser trasladadas a Medellín, infraestructura educativa, el Chocó es un departamento donde la educación es el mayor legado y herencia que un padre puede brindar a un hijo pero no cuenta con infraestructura escolar.

De manera que estas solicitudes, lo único que pretendes es garantizar que el departamentosalga del rezago en el cual esta y poder alcanzar su mayor potencial.

Reflexiones finales

En este punto no sabemos si las historias se repiten o quizás nunca se terminaron, pues con el pasar de los años las comunidades que habitan en la región del Pacífico colombiano, principalmente afrodescendientes e indígenas, continúan siendo las poblaciones más pobres del país.

El Pacífico sigue clamando libertad, sigue pidiendo paz. Esta región ha sido una de las más azotadas por el conflicto armado. Las bandas criminales junto con los grupos armados ilegales y los carteles de droga se han disputado esta región por más de 20 años, dejando centenares de muertos y desplazados en el camino.

Dignidad: la dignidad se convirtió en el primer resultado de este Paro Cívico. La dignidad del pueblo chocoano, la dignidad del pueblo bonaerense, la dignidad del Pacífico, es ahora el punto de encuentro de los habitantes de la región. El encuentro frente a frente con la dignidad les ha permitido impulsar las movilizaciones, creando sentido de pertenencia, creando las bases para generar el renacer de un pueblo, la Primavera Afro.

El papel de los líderes juveniles ha sido determinante. Este sector de la población en el Pacífico ha generado esperanza, conciencia y dignidad. Los jóvenes en el Pacífico se dieron cuenta que tienen poder cuando se unen y que su voz tiene un mayor eco cuando exigen de forma unánime sus derechos.

Los jóvenes se cansaron de que el gobierno les dé la espalda y hoy son los protagonistas de las movilizaciones sociales que se están dando en el Pacífico. Nos encontramos al frente de una generación que no se va a cansar de luchar por una mejor vida para sus comunidades.

Los movimientos juveniles en el Pacífico han logrado agitar conciencias, llegar a rincones, no solo de Colombia sino del mundo, donde nunca antes se había llegado. Las voces del Pacífico hoy reclaman dignidad y detener las desigualdades generando un mayor número de oportunidades. Las voces del Pacífico hoy buscan dejar de ser un eco sin sentido para las “elites de poder” de Colombia.

Como comunidad, los afro en Colombia aún no son libres. Todavía no saben que es la libertad. Es verdad, las cadenas físicas se rompieron hace más de 300 años, ya no son esclavizados, pero las cadenas mentales no han permitido que esta comunidad viva de manera digna, como un ser humano, pues continúan siendo deshumanizados, ignorados, marginalizados. En Colombia las cadenas aún no se han roto. La comunidad afro en Colombia tiene la esperanza y la convicción de que algún día gozará de libertad.

Hoy los paros cívicos no han terminado, están suspendidos, los acuerdos a los que se llegaron en Buenaventura y Chocó respectivamente estarán sujetos a un riguroso seguimiento, monitoreo y rendición de cuentas, si el gobierno llega a incumplir con lo pactado los comités cívicos advierten iniciar nuevas movilizaciones.

En el Chocó se creó el equipo de transparencia y anticorrupción, luego de acordar con el gobierno nacional 440 mil millones para infraestructura vial, 84.726 mil millones para salud, publicación el 12 de Junio del mapa del Chocón en el cual se está Belén de Bajirá.

En Buenaventura se acordó la creación de un patrimonio autónomo con recursos por monto de 1.5 billones de pesos, para lo cual el gobierno nacional presentara proyecto de ley ante el congreso para la creación del fondo.

Finalmente, Los grandes protagonistas de la jornadas cívicas fueron los habitantes de la región quienes respaldaron a los comités negociadores y recorrieron sin cansancio las calles a manera de respaldo, el pacífico mostro unidad, y los habitantes pudieron ver lo poderoso que pueden llegar a ser cuando se unen en un propósito común, la dignidad te toda la región.

Crédito fotográfico: Talento Chocoano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *